lunes, 16 de abril de 2012

La trivialización del espectáculo (Alberto Gómez Troyano)







...A la oleada general de frivolidad que padecen tantas manifestaciones artísticas y culturales también han sucumbido los toros. Hubiera sido ingenuo e iluso esperar heroicas resistencias del mundo taurino a la hora de acomodarse a lo que suele llamarse la evolución de los tiempos. Pero aceptado que los cambios de gusto del público imponen otros valores, cabe de todas formas plantear una pregunta clave: ¿hasta dónde se puede tolerar una adecuación a las novedades sin que ello signifique una clara y verdadera tomadura de pelo? O, dicho con las palabras precisas de Vargas Llosa: ¿cómo defenderse ante una arrolladora y sutil conspiración?

Una defensa que se hace más difícil, en nuestro caso, porque los propios "conspiradores" han hecho creer que lo primordial en estos momentos es defender la fiesta de sus enemigos exteriores, y mientras tanto, con esa coartada, el taurinismo actúa y manipula de acuerdo con sus dos intereses fundamentales: conseguir el máximo beneficio económico y disminuir en todo posible el riesgo de la lidia. Estos dos últimos aspectos han sido, desde luego, consustanciales con la historia de la corrida. Siempre ha sido así. Se organiza el espectáculo para obtener unas ganancias y los diestros, desde los inicios del toreo a pie, han procurado aliviarse, en lo posible, del peligro que supone un toro íntegro y poderoso. Pero el problema se plantea ahora con más agudeza que nunca porque la imposición de esos intereses no encuentra quien la contrarreste. Nadie frena esa tendencia porque la voz y opinión del aficionado ha desaparecido de las plazas y, como las autoridades tampoco quieren complicaciones, la corrida se desplaza en una sola dirección: la que conviene al taurinismo...


Artículo completo AQUí