sábado, 31 de marzo de 2012

Una de carteles


 Uno con sus seis toros como seis soles, con sus hierros bien pintaos, por orden de antigüedad, encima del nombre del valiente, en este caso Sánchez Vara, que no iba a ser de José Tomás o de Manzanares, tótem de la juventud taurina. A 20 euros barba sin excepción, niños, hasta los catorce años, gratis, para que nadie se asuste.




Éste nos vende a un Padilla como atracción de circo, ya que de no ser por el parche, en la vida lo hubieran anunciado en tan pomposa parafernalia. Los artistas, cómo no, en letra bien grande, que gane cuartos el de la imprenta, junto a un 25 euros, en lo que es una engañifa, ya que los precios llegan hasta los 120. En el lugar que debería corresponder al anuncio de los toros a lidiar, ponen unas letras y un número de móvil enorme, que recuerda a esos cartelones campestres que se ven por ahí "se arquila cortijo" o "se bende finca con guarda", y no hay otro hierro y divisa que no sea el triangulo verdegay del Corte Inglés.