domingo, 4 de marzo de 2012

La mala suerte de varas



























Corrida semi-incruenta española: poca sangre y mucha oreja.



Tres portales taurinos, tres; innumerables blogueros, que lo mismo te zurcen un huevo que te fríen un calcetín, que te encastan un Zalduendo que te moruchizan un Veragua; una masa de aficionados prensados en los tendidos como arenques, con sus ifones, blackberrys y cachibaches electrónicos prestos a acribillar a flashazos lo primero que se mueva en el ruedo; el de la agencia EFE; tropecientos críticos (uno, al que tengo por honrado, vería el festejo en el callejón, desde el burladero de apoderados, sólo media hora después saldría su "crítica independiente" -ejem, ejem, que me da la tós-); media docena de cámaras de televisiones locales y regionales, que lo mismo viste al July en TeleMajadahonda a la hora de las brujas, que en el TeleSur mientras te llevas la sopa de pan a la boca; y unas cuántas radios queriendo imitar en el pueblo extremeño, entre Garcigrandes, Zalduendos y jédiezes, aquellas emisiones radiofónicas en las que Matías Prats ponía la voz al pavor del Miura y al arte de Pepe Luis. ¿Todo esto para qué?

Tó pá ná. Hablamos de decenas de páginas de información, horas de grabación, gygas de memoria sin que a nadie, practicamente a nadie, se le haya ocurrido enseñar qué ha sido del tercio de varas. No existe, no se ha publicado, más bien, una sola imagen de toro y varilarguero y en la crítica sólo se encuentran tres leves menciones: Carlos Trejo en Burladero, sobre el castaño del Juli, el zapato de las fotografías, se refiere a que "lo midieron en el caballo"; Zabala de la Serna, en el Mundo, cuenta que el mismo bichejo recibió "un puyazo mínimo"; y JA Franco, en los regionales de Vocento, se explaya más que sus compañeros: nos relata que el castaño "empujó sin ganas recibiendo un leve picotazo" y de los hermanos como uno "entró feo al caballo" y otro "sin fijeza en el peto". Juntando toda la prensa del día, la suerte de varas no llena ni dos pírricas líneas.


Mucha ILP, mucha gitanería, mucho flamenqueo, mucho snobismo, pero nadie repara en que es imposible que pueda perdurar en el tiempo un espectáculo adulterado, mutilado en casi dos terceras partes y prohibitivo económicamente para la mayoría del pueblo.



Las imágenes de Sandra Carbonero están en Burladero.com
También hay más en Ambitotoros 


4 comentarios:

Vazqueño dijo...

"...innumerables blogueros, que lo mismo te zurcen un huevo que te fríen un calcetín, que te encastan un Zalduendo que te moruchizan un Veragua..." Me sacaste la sonrisa con este apunte, qué bueno.

Y yo, sin acritud te digo: Irreductible bloguero Antonio, qué haces predicando en el desierto, si de sobra es conocido lo que iba a acontecer este fin de semana en Olivenza.

Un saludo!

Anónimo dijo...

¡¡¡Vaya julipiazo!!!, la estocada digo.

Antonio Díaz dijo...

Hombre, sabía por donde iban a ir los tiros, pero no que fuese tan descarado. He leído y visto un taco de crónicas, que no es broma, y no he podido encontrar una sola foto y no más de diez o doce palabras que se refieran al tercio de varas. Esto se nos va demasiado de las manos.


El Juli parece un matarife, sí. Sin da oportunidad ni ventajas al toro.


Saludos

Anónimo dijo...

Esto esta podrido y lo mas preocupante es que nadie quiere enterrar al muerto.