jueves, 1 de julio de 2010

No sólo de cuernos vive el hombre: Capítulo IV: Preferencias




La pasión patriótica nunca me ha tirado mucho. Yo creo que con un poco de civismo, con no defraudar a Hacienda y con no hacer demasiado la puñeta a los demás uno cumple razonablemente como ciudadano. Me supera la cosa del patriotismo, lo de inflamarse a la vista de una bandera (cualquiera de ellas) o lo de atribuir cualidades antropológicas o morales a un concepto tan abstracto como el de “nación”.


Lo cual no significa que no me guste que gane España. Me gusta. Me alegra por mí y por la mayoría de mis conciudadanos. Y por mi mujer, muy forofa de este equipo. Reconozco, sin embargo, que las victorias de España me parecen ligeramente menos embriagantes que las de mi club. Y las derrotas (confiemos en que no lleguen), menos dolorosas.

Será, tal vez, porque al club lo elige uno mismo, mientras que con la selección hay lo que hay. O será que siento afecto, en mayor o menor medida, por más de una selección. Simpatizo con Italia, porque llevo años siguiendo con fruición (ya sé que suena a contrasentido) el fútbol italiano. Simpatizo con Inglaterra, porque la anglofilia no se me va a curar ya nunca. Simpatizo con Argentina por muchísimas razones, algunas tan nimias como los anuncios mundialistas de la cerveza Quilmes o por el ronco “vamos, vamos”. Antes simpatizaba con Alemania, pero me libré de esa rareza en el Mundial de 1982. Reconozco, sin embargo, que la Alemania de este año es simpática y atractiva.

De los partidos que quedan ahora, me gustaría que Holanda ganara a Brasil. Por simple deformación profesional: la gente de mi oficio vive de las sorpresas, porque son noticia. Y Brasil lleva tiempo ganando mucho y ofreciendo poco.

Con Uruguay - Ghana voy a llevarme un disgusto, pierda quien pierda. Argentina debería eliminar a Alemania, porque de lo contrario existiría el riesgo de que Alemania, que aún puede crecer mucho, ganara dos Mundiales seguidos: este y el próximo.

Lo siento por Paraguay; soy del Espanyol y uno de mis héroes de infancia fue el paraguayo Cayetano Re, pequeño ariete de los “Delfines”, pero España es mejor y sufriría más que Paraguay con la decepción de la derrota.

Si las cosas salieran a mi gusto (cosa que jamás ha ocurrido), disfrutaría como un enano con la semifinal España-Argentina . Volvemos a lo del principio: es una suerte contemplar un partidazo sin miedo a sufrir uno de esos íntimos desgarros patrióticos que, según dicen, duelen muchísimo.



Enric González

Dibuje Maestro, El País Digital

30-Junio-2010


3 comentarios:

MARIN dijo...

Buen analisis del mundial Antonio, aunque a mi, como futbolero empedernido, me pase igual que a tu señora: Soy mas de la roja que el escudo. Eso no quiere decir que sea el mas patriota del mundo. En este aspecto creo que me parezco mucho a ti. A mi me ha dado pena de nuestros vecinos los portugueses la verdad, me caen majos. Pero es que sacaron en un perióddico nacional una portada muy taurina contra nosotros. Te invito a que leas la contracronica que he dejado en el Retoñal (http://marin-lastmohican.blogspot.com/2010/06/toreros.html).
Por lo demas quiero que gane el mundial España, no me gustaria que lo ganase Alemania y si lo gana Argentina no veas lo que nos queda que aguantar a Maradona... ¡¡por Dios!!. De todas maneras, despues de ser Bético y Recreativista, ya ves lo que puedo sufrir yo.
Un saludo.

El cabesssa dijo...

Última hora!! Idílico a muerto... DEP

Antonio Díaz dijo...

Hola Marín, esto no lo he escrito yo, ¡qué más quisiera! Además, me aburre escribir sobre fútbol. Bastante hay con verlo. Más abajo he enlazado la fuente, es un artículo del gran Enric González, posiblemente el mejor periodista de este país.


Oye, te enlazo ahora mismo con El Retoñal, por suerte son tantos los blogs interesantes que hay que siempre se me despista alguno sin enlazar.


Yo voy con España, y si no, con Argentina. Me cae bien Maradona, suelo recelar de la gente con pinta de buenos. Maradona es como es pero va de frente. Me gustan las personas así aunque en ocasiones no pueda estar de acuerdo con ellas. Cambiando de bando, tengo que deciros a los béticos que no habéis empezado a sufrir nada aún, estais empezando, lo digo por si al final se tramita la compra del tal Oliver, un pájaro de mucho cuidado. Dice el refrán que más vale malo conocido que bueno por conocer, y en vuestro caso va cargado de razón.



Cabesssa, lleva muerto desde el invierno y que callado que se lo tenían....



Saludos