martes, 29 de diciembre de 2009

Cuando el arte es morirte de frío




``después de encandilar a los tendidos tras haber cortado una oreja a su primer enemigo, ofreció en el segundo de su lote, de nombre "Faraón", de la ganadería de Parladé, un muestrario de elegancia, majestuosidad e inspiración que quintaesenciaron el arte del toreo e inundaron la plaza de fascinante belleza´´



Ésto podría ser parte de una vieja crónica donde se describe una de esas grandes faenas de Antoñete, una tarde de toreo majestuoso de Antonio Ordoñez o la visita de las musas durante un eterno cuartito de hora a Curro Romero. Pero no, esto es parte del acta redactado por el Museo del Toro de Valladolid, que acaba de otorgar el Trofeo al Arte a Cayetano Rivera Ordoñez, por su faena a un cachorrito de Parladé el pasado diez de Septiembre. Pues nada, desear que Cayetano siga ``quintaesenciando´´ por todas esas importantes plazas que pisa, como Baza, Getafe, Marbella, Granada, Palencia o Puertollano. Servidor, y unos cuantos más a los que nos tachan de insensibles, sanguinarios y neanderthales, nos tendremos que ``conformar´´ con la poca maestría de El Fundi, el poco arte de Urdiales y la nula torería de Frascuelo.







2 comentarios:

Anónimo dijo...

Por favor, qué verguenza!!

Bueno, que sepas que yo también soy insensible; pero muy muy insensible

Saludos!!

Luis Domínguez Barco dijo...

No hay que ser extremista y mirar el lado malo de las noticias. El Museo del Toro de Valladolid, a parte de concederle el trofeo a "el arte" a Cayetano, también ha descubierto un nuevo verbo taurino. QUINTAESENCIAR, que seguro que llena muchas páginas taurinas. Gracias.