martes, 13 de octubre de 2009

Gracias, presidente

Foto: Burladero.com


Plaza de toros de la Misericordia. Feria del Pilar. Sexta de abono. Casi lleno. Toros de Valdefresno, Hnos. Fraile Mazas y Salvador Domecq. El Juli, El Fandi y Manzanares.



Llegaba El Juli a la ciudad de La Pilarica y con él, el fraude y el baile de corrales. El Juli es como aquel anuncio de la cerveza San Miguel: ``Donde va, triunfa´´. Los toros de Garcigrande no pasaron el reconocimiento y la corrida fue remendada con toros de Valdefresno y de Salvador Domecq , ¡Cómo no! Los de Valdefresno salieron como sus parientes de ayer, bueyes de carreta. Los de Salvador Domecq, terciados y anovillados, fueron dulces y empalagosos como la miel para los toreros.

Abrió plaza El Juli, que saludó a la verónica a un primero totalmente inválido que no tardó en ir para corrales. El sobrero es un animal que topa más que embiste. Julián pasa por allí y cumple con la profesionalidad de un fontanero. En su segundo, un toro muy parado, sin ninguna opción, no se dio coba y acabó con él enseguida. La tarde de El Juli es un resumen de su año particular, una inmensidad de dudas, falta de chispa y de frescura, del que se supone es una figura del toreo.

El Fandi, aclamado en estas tierras más que al General Palafox, estuvo animoso y entregado toda la tarde. Montó los líos de siempre en banderillas, corriendo para atrás como los cangrejos y sin asomarse al balcón. Muy fiel a su fraudulenta tauromaquia. Con la muleta mostró las carencias de siempre: latigazos, amontonamiento y empleo de pico a diestro y siniestro. Toda esta mentira le valió para cortar una orejita en su segundo. Si mata bien a su primero, que apestaba a after shave, el ignorante publico le hubiera pedido también otra oreja. No se puede tener más éxito toreando tan mal. O sí, ya que Pinar no le anda a la zaga.

``A Manzanares le hurtan la puerta grande´´ , `` un inepto ningunea a Manzanares´´ o `` Sublime Manzanares´´ son algunas de las portadas que se verán en todos los medios y en todos los corrillos de pseudo-aficionados. Pero la visióndel buen aficionado es otra. Por fin un presidente pone la nota de cordura a un espectáculo en el que la seriedad brilla por su ausencia. Uno no se explica como aficionados de una plaza de primera como Zaragoza, con la de toros que deben haber visto, o el mismo Chenel o Molés, con las tropecientas ferias que llevan encima intentan echarle el muerto al presidente. En una plaza de primera, sea cual sea, para cortar dos orejas además de muchas cosas se piden dos esenciales: matar al toro por arriba y que la lidia y faena del toro desde que sale por chiqueros sea cuasi perfecta. Y la faena de Manzanares no cumple ninguna de las dos. Eso sin comentar que el toro carecía de importancia, que perdió las manos en varias ocasiones y que era una hermanita de la caridad con la que el alicantino toreo tan templado como despegado. Tan bonito como estéril. El toreo es otra cosa. O mejor dicho, el toreo era otra cosa. Aquello que conocíamos como toreo empieza a formar parte del pasado, de un pasado sin retorno...


PD: El nombre del timorato presidente es Francisco Bentué Ferrer. Tal y como se manejan los taurinos habrá que ver cuanto tardan en hacerlo dimitir. O echarlo directamente.

3 comentarios:

SANCHEZ-LOPEZ dijo...

No sabemos lo que durará en el palco, ya lo están linchando... Mi aplauso para él, muchos se habrían "CAGADO".

Antonio Díaz dijo...

Pues sí, además es increible la falta de educación de muchos taurinos, sobre todo toreros. Entiendo que proteste un público más o menos entendido, pero lo del Plus ha sido surrealista, que manera de atizar a un presidente. Lo digo tambien por ese palco lleno de toreros y taurinos que no se han cortado un pelo. Está claro que la figura del presidente ya no es lo que era.

Saludos

Pacopi dijo...

Estamos en una Fieste donde impera la mafia. Donde o me alabas o te hundo. No saben, o no quieren saber, que son los aficionados los que los mantienen. No saben o no quieren saber, que en el sueldo entra el someterse a las críticas y que ,estas no siempre son favorables. Bien por el presidente, aunque los taurinos nos quieran hacer ver que el reglamento hay que saltarselo cuando a ellos le interesa. Poco mas o menos es culpable el presidente de que Perera fuera incapaz de matar al toro que le encerraron... ¡¡Que le presidente había dado los avisos muy rápido!!! ¡¡Hay que fastidiarse con Jota!!!
Un saludo.