lunes, 24 de agosto de 2009

Corridas Generales de Bilbao. Parte de defunción


Otra gran pérdida. Otra gran feria y gran afición de las que nos toca despedirnos para siempre. Para los aficionados de verdad , Bilbao era la última oportunidad para el resurgir de la Fiesta de siempre , la de la integridad y la de la emoción. Se nos ha ido junto a sus tres hermanas grandes : Sevilla , Madrid y Pamplona.
Sevilla fue la primera en irse , si es que alguna vez estuvo , la ciudad hispalense sucumbió ante el desgaste de un fatal cáncer : el de los Domecq , que al no acabar de tratarse en condiciones acabo metastatizandose hasta el resto de España. En Sevilla hace tiempo que no se ve un toro de verdad.
El turno después le llegó a Madrid , enferma de varias cosas a la vez , a cual mas grave. Desde hace años Las Ventas padecía una enfermedad crónica : la empresaritis aguda , que este año ha tenido un rebrote y ha ido a peor, dejando al enfermo muy tocado. Pero lo que terminó llevándose por delante a tan señorial plaza fue la falta de aficionados cabales , de los de verdad y el exceso de público alborotador , servilista hacia el torero y pueblerino. Orejas como las regaladas a Tejela, El Capea o Pinar lograron hacer expirar al enfermo. Uno menos.
Pamplona en teoría era la más sana de todas , la que más llena de vida estaba , nada hacia presagiar tan fatal desenlace. Su padecimiento y dolor fue el que llevará a la muerte a muchas otras plazas , sino todas : la falta de aficionados y la desdicha de ver los tendidos llenos de gente de juerga o botellona , como se llama ahora. Una plaza que idolatra a Padilla mientras se bañan en kalimotxo es un sitio con poca salud taurina . Una impresentable corrida de Jandilla dejó al enfermo en coma , dias después murió al verse atacado por una becerrada de Nuñez del Cuvillo. Ya sólo nos quedaba una hermana: Bilbao.

Bilbao se presentaba como la feria con más figuras , que son las que traen gente a la plaza y parné a los empresarios. Pero las figuras tienen un hándicap: la bravura , que es a los toros lo que el oxígeno a las personas , les gusta bien rebajadita y si no hay bravura , aún mejor. Aunque también hay que tener cuidado , ya que mansos tampoco los quieren , no vaya a ser que salga un manso encastadito y nos haga sudar la gota gorda. Ganaderías totalmente desoxigenadas como Torrestrella , Ventorrillo o Hnos. García Jiménez dejaron al enfermo en parada cardiorespiratoria. Tras sufrir la corrida de Jandilla y ver al Juli en acción el paciente sufrió graves daños cerebrales que terminaron por llevárselo por delante. Descanse en paz.


El resultado del año es éste , mueren nuestras mejores ferias y nacen espectáculos como los de Las Vegas. Quien no quiera verlo que no lo vea , pero La Fiesta , como todos la conocíamos , está con las últimas orejas puestas.