martes, 19 de enero de 2010

Ilustres ignorantes





Bicheando por ahí he ido a dar con un vídeo de la serie ``Piel de toro´´, producida por Burladero.com, que hace un repaso, capítulo a capítulo, de diferentes ganaderías, casi todas de nulo interés para el aficionado. Así, Piel de toro 53 (vídeo abajo) va dedicada a la ganadería de Javier Pérez Tabernero. Su nieto, el matador de toros Javier Clemares Pérez Tabernero, representante de la ganadería, nos cuenta su manera de entender el toro y el toreo:



El concepto lo tengo claro, ya que yo me he puesto delante. Quiero que el torero cuando vaya a la plaza disfrute, no que pase miedo. Yo, por ejemplo, las corridas que llaman toristas, veo una por que alomejor estoy aburrido en casa, porque si no, no la veo. No ¿consigue? ¿considero? (perdón, pero es ininteligible) emoción, porque ves una corrida torista y tres toreros que se juegan la vida, como en Pamplona el otro día, eso es como si saco tres leones y matarlos a espada , pues igual, para mí eso no es torear. Torear es lo que hacen los toreros que tienen arte y el toro que va, que se desplaza pa'cá y pa'llá, y eso si me da gusto, lo otro no...



Me da gusto el toro que se desplaza, que tiene quince o veinte muletazos humillando, desplazándose y el torero goza, que ni se entera que esta allí, y aquello se pone boca abajo. De hecho, de estas corridas puedes ver mil, pero de las otras, de guerra, puedes ver una, dos, pero más no porque te acabas aburriendo.



Se me ponen los pelos como escarpias, con esa musiquita de fondo y Ponce haciendo el toreo, el de los artistas claro, ante un bichejo trotón y bonachón de esta ganadería moruchera. ¿Cómo es posible que de un linaje ganadero tan importante y tan serio como ha sido Pérez Tabernero salga esa descendencia tan desnutrida de vergüenza y afición taurina? ``Yo sólo veo una corrida torista porque esté en mi casa aburrido´´, es una de esas frases lapidarias que deberían de resonarle en forma de eco todas las noches antes de ir a dormir. Qué esa es otra, después de decir lo que dijo y de mancillar la historia de unos ilustres apellidos, seguirá durmiendo con la frescura de una lechuga. ¿Pero usted qué cría, babosas? ¿acaso no cría usted toros? ¿qué pensaría de un colega que dijese que sólo vería una corrida suya por estar muerto de aburrimiento? ¿eso es afición?

Ni que decir tiene que este ganadero liquidó toda la sangre Atanasio y Santa Coloma que tenía en la ganadería para meter Domecq vía Jandilla.


Nos van a terminar echando...







8 comentarios:

javier dijo...

en fin, todo nos lleva a Don Bull.

sol y moscas dijo...

Sr. Díaz, le felicito por su labor de dinamitero de la estulticia. Yo, ante las declaraciones del hombre este, no he podido controlarme, la bilis ascendió rápidamente hasta la boca, y publiqué "Ratas y mamarrachos". Más claro el agua...

Un saludo

Anónimo dijo...

Está claro que el cáncer lo tenemos dentro de la Fiesta, así nos va.

malagueto1 dijo...

Entre este "delicado" y el clan Romero vamos apañados.
Amaneramiento y amariconamiento supino es lo que nos espera en las plazas de toros.

Saludos

Anónimo dijo...

Que a este señor le gusta ver torear cabras invalidas, es su problema. Y sue sale aburrido de ver tres toreros machos en frente a 6 toros-toros, o bién, él se equivoca, o bién yo me equivoco.
Pero en esas condiciones, no nos debemos extrañar de los problemas insolubles para ella que encontra la fiesta brava. Si la lidia verdadera fastidia los seudo-aficionados hasta el aburrimiento, la causa taurina es perdida.
Qué pena leer ver, leer, oir, tantas tonterias
Pedrito

SANCHEZ-LOPEZ dijo...

Ya que los señores de Burladero no saben diferenciar dejemoslo claro: Este señor se llama, y se anunciaba en los carteles, Javier Clemares. Su abuelo si es Don Javier Pérez-Tabernero.
Un abrazo, Antonio.

Antonio Díaz dijo...

He editado el post, pues dí por consabido que el lector sabría que este personaje no es el auténtico Javier Pérez Tabernero, este es su nieto, que llego a tomar la alternativa y que desde hace unos años es el representante legal de la ganadería. Aclarado queda pues, gracias a Vicente por estar siempre al quite.

Lo que no tiene explicación es como en Burladero colocan un vídeo con este contenido, que además salta sólo con entrar a la página, durante varios dias seguidos. ¿Estaran allanándole el camino a Don Bull? ¿Javier Clemares Pérez Tabernero es su telonero, como en los conciertos de rock? Lo peor de todo no es que existan estas criaturitas, sino que les den voz y voto.

Saludos a todos.

Oscar dijo...

A mi me llama la atención la frase "Quiero que el torero cuando vaya a la plaza disfrute, no que pase miedo", que dicho sea de paso no deja precisamente en buen lugar a quien ha sido torero.

Me llama la atención porque he leído y oído frases similares demasiadas veces. Gente que acusa a determinados aficionados de ir a la plaza a pasar miedo (o a ver cómo lo pasan los de luces) o directamente desear que el toro coja al torero: Falacias malintencionadas.

No conozco a nadie que le guste ver a un torero pasar miedo (miedo más allá de lo razonable, se entiende, digamos terror) y mucho menos verle herido. A mi me disgusta ver como un toro se apodera del ruedo, cunde el caos, los toreros pierden en control y el animal se hace dueño de la situación llevando el terror a la arena.

Pero no le echemos de eso la culpa a la casta y a la bravura (y por tanto no pensemos que quien demanda casta demanda terror). La culpa es de profesionales mal formados que en la mayoría de los casos no saben lidiar y se limitan a componer la figura. La culpa es de toreros que corrida tras corrida se ponen delante de borricos con cuernos y cuando, por casualidad, sale un toro de verdad ya no saben qué hacer. La culpa es de quien pretende que los toros parezcan salidos de una cadena de montaje, todos igualitos, porque así los matadores acaban por no tener recursos.