lunes, 21 de septiembre de 2009

Corbacho se vuelve a enamorar




No ha tardado mucho el bueno de Corbacho en volver a lanzar la caña para pescar un buen salmón. He de reconocerle cierta habilidad al ex de Talavante, es un seductor nato del apoderamiento. Cuando aún no han terminado de cicatrizar las heridas de su anterior relación ya ha iniciado un nuevo romance. Tiene inclinaciones raras el poderhabiente; primero fue uña y carne con José Tomás para luego querer repetir la historia y fabricar otro JT, pero se quedó en el camino y lo que nos deja a día de hoy es un desecho de torero: Alejandro Talavante, más soso que una calabaza. Hace cosa de un mes que contábamos en este mismo blog esta ruptura, precedida de cierta polémica. El periodo de duelo parece ser que le ha durado poco y , según él mismo cuenta, una despistada flecha de Cupido revoloteó sobre un tentadero tomando como blanco a Tomasito. Y vaya si hizo diana, tanto que ya lo tiene en casa, suponemos que contándole historias de samurais, enseñándole a respirar con el abdomen, haciéndole leer a Yukio Mishima y haciendo yoga de buena mañana. Cosas que desde siempre hacen los apoderados con sus poderdantes... Espero y deseo que Thomas Jouber o Tomasito, como quieran llamarlo, tenga mucha suerte en esta nueva aventura, pues ha demostrado valor y condiciones para ser alguien en esto, es de los pocos novilleros que llaman la atención. Será una figura del toreo, a pesar de Corbacho, y si no, al tiempo.

2 comentarios:

BRAGAOMEANO dijo...

A mi me huele que lo ha cogido por el nombre, que no es más que el diminutivo de Tomás, que es lo que lleva buscando desde que el de Galapagar le dejo. Quiere otro José Tomás, al igual que Josélito con Cesar Jimenez, intento hacer un doble suyo pero en rubio.
En el toreo no hay dos figuras iguales. Y cada torero tiene su personalidad por mucho que quiera parecerse alguien.

Antonio Diaz dijo...

Pues si, estoy totalmente de acuerdo, Corbacho lo que busca es fabricar otro JT como sea. Por eso y por más cosas no me gusta este personaje.Se cree que una persona puede ser una fábrica de toreros y no es así, como bien dices cada torero tiene una personalidad, aunque haya personas capaces de pulirlas, caso por ejemplo de Cepeda con Perera.

Saludos