viernes, 23 de diciembre de 2011

El Parralejo. Leyes y preceptos.




He seguido con cierto interés, sin llegar a ver ningun festejo in situ, guiándome por críticas y opiniones de gente que sabe ver de toros, la ganadería del Parralejo. Como detesto practicamente todo lo que venga de Domecq -todo el mundo tiene un lado oscuro-, uno de vez en cuando intenta redimirse y limpiarse el aura, tomando unas tisanas de lo menos malo que haya de este encaste tan virulento e invasor. FuenteYmbro, Jandilla, Victoriano del Rio, Virgen María, Scamandre, el Tajo y la Reina, el Parralejo y que se yo, son algunas de las casas en las que he querido, haciendo un duro ejercicio de fé, encontrarme con mi Toro. Detrás de cada búsqueda, tarde o temprano, ha habido una decepción. Y con el hierro de José Moya, que me consta está echando novillos interesantes, nos llevamos otro desengaño más que sólo sirve para acrecentar las fobias a un encaste entero que, justo es decir, no tiene culpa de que gran parte de sus cabezas hayan caído en manos bien de iluminados o de ricos que quieren jugar a la Casa de la Pradera en su tiempo libre.

Tengo entendido que José Moya es un ex directivo del Betis, empresario que ha hecho fortuna en el mundo del detergente y los productos de limpieza, siendo dueño de una marca bastante conocida y que ha contribuido a la prosperidad de su zona dando decenas de puestos de trabajo e invirtiendo aún en plena crisis. Como ganadero, en 2007, compra vacas y sementales a Borja Domecq y Ricardo Gallardo, puro Jandilla. En los dos últimos años ha lidiado erales y alguna novillada con buen resultado, la verdad. Se puede decir que es uno de los "hierros promesa" para años venideros. En Castellón, que es el sitio que nos ocupa, una encastada novillada en la Magdalena sacó los colores a Juan del Álamo, Duffau y López Simón, tres de las más firmes esperanzas de futuro.

Hace cosa de un mes, mes y pico, en tierras castelloneras, Hotel Mindoro para ser más exactos, la Peña la Revolera organizaba una conferencia con D. José Moya y Matías Tejela como invitados, para aprovechar la ocasión y hacerles entrega de los trofeos como triunfadores del pasado ciclo castellonense. El asunto, al parecer, se fue de madre, tanto en el fondo como en las formas. Lo que iba a ser una entretenida conferencia se convirtió casi en un encastado bis a bis entre aficionados y el par de profesionales. 

En el debate, el propietario del Parralejo, en un grave ejercicio de inmodestia, se cargó por el camino tres casas, dos de ellas centenarias, como son las de Miura, Victorino Martín y Tomás Prieto de la Cal. Así, de un plumazo. El señor que hace unos cuantos meses no tenía una charolesa, se pone de pronto a dar clases ganaderas a los dueños de tres sangres legendarias. El motivo: el alejamiento de estas ganaderías del concepto de toro moderno, con la idea de que todo lo que no obedezca al torero no vale, pues en la Fiesta del siglo XXI todo depende de éste. A la suerte de varas le dio importancia cero, que no vale para nada -literal-, e insistió en que el caballo no es el "aparato" donde hay que medir la bravura. Llevamos trescientos años equivocados. Respecto a las interminables discusiones entre defensores del encaste Domecq y partidarios de la riqueza genética no se andó con rodeos: quien paga manda, el público es soberano, y si quieren Domecq, Domecq tendrá que ser. Para los demás, sopa de ajo. Esta es la gran diferencia, a mi parecer, entre el ganadero romántico, casi extinto, de toda la vida, y el ganaduro, cofradía del puño cerrado a la que parece pertenecer este sujeto. A los primeros, les suele importar, en general, el toro como tótem ibérico, no sólo el de su casa, y echan los dientes de leche a lomos de una jaca. La ganadería no la viven: la padecen en silencio. Los otros, que están por aquí por no se sabe cuanto tiempo, suelen centralizarlo todo en un ávaro "lo mío y sólo lo mío", erigiéndose a las primeras de cambio como estrellas de un mundo que hace dos telediarios les era ajeno. Los aficionados tenemos la suerte de que D. José Moya, además de gran empresario, es un ganadero pésimo, pues los productos que están llegando a la plaza no tienen nada que ver, y repito lo de afortunadamente, con la definición de toro que promueve. Estos parralejos están saliendo bravos, no sabemos por cuanto tiempo, merced, sin duda, a la sangre todavía muy concentrada de jandillas y fuenteymbros.

Tejela, y esto nos preocupa menos, porque de donde no hay no se puede sacar, culminó el despropósito de charla con una declaración pública a favor de la abolición de la suerte de varas, de su derecho, y el de otros compañeros a no matar cierto tipo de encastes, haciendo hincapié, a modo de ejemplo, en la mala corrida de Cuadri lidiada en el Pilar, sí la de Castaño y Remendón. ¿Será este hombre aficionado?

En fin, ahora que tenemos nuevo ministro en "cultura y tó lo demás", tomasista y todo, que lo de la ILP está a la vuelta de la esquina, que sigan los pesebreros del régimen dándonos coba con la malicia de los cuatro perroflautas que quieren acabar con los toros. Volvemos a repetirlo una vez más: el enemigo está dentro.



*Extremar la precaución con las ganaderías de moda.



Nota: Me pasa Ignacio Tena los enlaces de los tres últimos números de la revista "la Puntilla", 
en dónde se recoge todo lo sucedido.

6 comentarios:

kaparra dijo...

Me veo en la obligacion de darle las gracias señor Diaz.Yo no me esplicaba como este jambo pudo llevar ganado a Iruña,y con los 4 abueletes que hable, estos tampoco, todos pensamos que mucho enchufe tenia. Y bingo. A mi me tocan mucho las narices los esperimentos de La Meca,por que Pamplona es una ciudad cara y estos tambien y este año otro esperimento, y no suelen salir bien. Dicen que son aficionados cabales estos señores de La Meca, yo con los que hablo,solo dicen que estan estropeando la feria del toro a pasos agigantados,buenos gestores economicos,pero por lo demas.......
Un propietario de ganado con tan poco tiempo como dueño de este que se atreva a hacer esas afirmaciones es un completo gilipollas, y punto. El Tejela creo que hera un furtivo que le pillo la pasma.
Salve señor Diaz,me leido todo el escrito dos veces y me ha venido como Dios.
Un saludo.

Vazqueño dijo...

Dos antitaurinos más que añadir a la lista, de los verdaderamente peligrosos, de los hacen daño inmenso a la Fiesta de los Toros.

Tejela suprime el tercio de varas porque nunca se habrá enfrentado a auténticos toros de lidia. Porque si hay un toro en la plaza, con su poder, su fiereza y su casta, que me expliquen como se puede desarrollar la lidia prescindiendo de la labor de los picadores.

Saludos.

Antonio Díaz dijo...

Monsieur Kaparra, lo cortés no quita lo valiente, y aunque este señor haya llegado al mundillo a base de talonario y diga sandeces, hay que reconocer que las novilladas que ha estado echando han salido muy encastadas. Algo blanditas, pero con casta. Son varios los novillos a los que les han dado la vuelta al ruedo.

También tengo que decirle que según me han contado esta mañana, D. José Moya es dueño del Parralejo, pero el que lleva la ganadería (y toma decisiones) es otra persona. Tiene pinta de ser así, pues entre el toro que busca y el que le está saliendo los separa un abismo.

Vazqueño, ya sabes que pienso igual que tu. Lo de Tejela con los Cuadri de Zaragoza parece más "un ataque de cuernos" por no haber sido anunciado en el Pilar que otra cosa...


Saludos y felices días para los dos.

Anónimo dijo...

Vamos a dejarnos de sandeces y a poner las cosas claras: el ganadero que compra Domecq para formar su ganadería, no quiere casta, quiere figurar y que se la maten las figuras. y si le sale casta... tiempo al tiempo.

Y sobre Tejela y las declaraciones del otro tío... basta con decir que me ha costado contener la blasfemia que me subía a la boca.

Luis Miguel.

Jaramago dijo...

Se confirman mis teorías. Todo lo Domecq es la misma mierda. Aunque de vez en cuando se equivoquen y echen algún animal de mi gusto, el fin del ganadero no es ese, así que no me valen. Lo de estos dos personajes es de juzgado de guardia. Un torero que no lleva a la plaza ni a su familia y un tío que tiene ganado supuestamente bravo, lo que ni implica llamarle ganadero.
La Fiesta tiene los días contados y con gentuza como esta hay que reconocer que le final está cerca.

Saludos

Anónimo dijo...

Eso es lo que aprenden de los Domecq, prepotencia y engreimiento, porque saber de toros poco.